El Gobierno de Carthago Spartaria – Comenciolo

Autor: Raúl Palacios Valero

Visualiza aquí el artículo completo.

Con el ocaso del Imperio Romano Occidental la “romanidad” no desaparece de sus territorios. En la península ibérica la sociedad hispanorromana estaba muy consolidada, y la llama del Imperio seguía encendida. De hecho, las estirpes germánicas que habían asaltado el suelo romano y acabado con la tradicional administración imperial reconocieron ideológicamente un poder superior al que le debieron dependencia, en cierta manera: El Imperio Romano Oriental. Constantinopla ejercía una enorme influencia sobre estos nuevos Estados germánicos en Occidente, y seguía representándose como la heredera del seccionado Imperio. Como conocemos, en tiempos de Justiniano se iniciará la denominada “renovatio imperii” por la que se pretendía recuperar los territorios que habían pertenecido a Roma en Occidente, con el objetivo de completar la reunificación del Imperio. La península Ibérica fue uno de los escenarios ocupados por los bizantinos (romanos orientales).

Provincia Bizantina de Spania entre el 580-600 d.C.

La presencia bizantina se materializó con una nueva provincia llamada “Spania” que correspondería a los territorios comprendidos entre la ciudad de Malaca (actual Málaga) y la rebautizada Carthago Spartaria (Cartagena). Esta última actuaría como capital provincial, reuniría a los altos cargos de la administración, y se conformaría como el principal bastión militar de los bizantinos para la defensa de su entorno. En los años sucesivos al brillante gobierno de Justiniano, fueron pocos los hombres que ostentaban una larga y distinguida carrera, por lo que no debió resultar fácil encontrar una persona capacitada para hacer frente al gobierno de la nueva provincia, que más allá de enfrentarse a la dura tarea de reconstruir la administración imperial,  debía sobreponerse a las correntías de los pueblos germanos que se habían establecido en el resto de la península. A pesar de que las fuentes latinas son pocas y muy breves, entre ellas destaca la inscripción de Cartagena que menciona  a uno de los gobernadores de la antigua  Carthago Spartaria: Comenciolo.

Inscripción Comenciolo

Traducción: “Quien quiera que seas, admira la difícil altura de estas torres, el vestíbulo de la ciudad, fortificado con una puerta doble, y, a derecha e izquierda, los dos pórticos, y los arcos a los que se superpone una cámara curva y convexa. El patricio Comenciolo, enviado por el emperador Mauricio contra los enemigos bárbaros, mandó hacer así todas estas cosas. General del ejército de Hispania, y grande por su valor, así Hispania siempre se alegrará por tal gobernante, mientras los polos giren y el sol circunde el orbe. Año VIII de Augusto. Indicción VIII.”

Comenciolo, el primero de los cuatro gobernadores provinciales de Spania que se conocen, ostentaba el título de “magister militum.  Sus atribuciones eran tanto militares como civiles. La figura del magister militum había ganado mucho peso desde tiempos de Constantino, obteniendo una posición similar a un comandante general de los ejércitos. Sabemos que los sucesores de Comenciolo, contaban con unos centenares de efectivos con los que debía  asegurar el control de los territorios de la provincia y su seguridad. La defensa, materializada con la reconstrucción de las fortificaciones de la capital provincial, fue el principal cometido del patricio. Pero, ¿qué sabemos de su historia?

Monedas de Cobre

En realidad resulta extremadamente complicado afirmar con rotundidad quién fue este personaje. La historia nos ha legado tres individuos con el mismo nombre, que bien pudieron tratarse de la misma persona. Dejando de lado al magister militum de Spania que hemos comentado, el nombre de Comenciolo aparece durante las mismas fechas en las cartas del Papa Gregorio a Johannes del 583 d.C.. En estos documentos, el Papa envía al remitente a la península para que le represente y se enfrente a un tal “Glorioso Comenciolo”, que había destituido al obispo de Málaga contra su consentimiento.  Y además, por otro lado, en Oriente las fuentes nos relatan las hazañas militares de otro Comenciolo, esta vez magister militum en Tracia, que además comandaría las fuerzas bizantinas contra los persas entre el 586 y 587 d.C.

Los historiadores no se ponen de acuerdo, y las hipótesis que se han planteando no han sido resueltas con satisfacción. Si se tratasen de la misma persona, Comenciolo debería haber viajado a la península al menos en dos ocasiones, primero para poder haber jugado un papel en el conflicto del obispo de Málaga, y después de sus campañas en Tracia, para atender la reconstrucción de las murallas de Carthago Spartaria, como relata la inscripción que antes hemos comentado. Puede que tres estos personajes fueran completamente distintos, o que al menos hubiera dos, pero se trata de teorías que tendrán que esperar a nuevas interpretaciones.

Habitaciones de época bizantina

Sea como fuese, la inscripción confirma la presencia del magister militum Comenciolo en Carthago Spartaria, reafirmando la importancia de la urbe. El hecho que un cargo militar de tal grado esté situado en territorio hispano representando el poder imperial, define la provincia de Spania como una región independiente políticamente del Exarcado de Cartago, que se extendía por el Norte de África y que se había constituido anteriormente. Así mismo, puede definir el grado de exigencia militar de la región, que debía defenderse de las cada vez más comunes agresiones visigodas. Después de Comenciolo, otros magister militum ocuparan su puesto hasta que sean vencidos rotundamente por Suintilia, y las aspiraciones de los bizantinos en la península se disipen para siempre.