15.2 C
Cartagena, Spain
18 octubre, 2017

MASTIA TARTESION

En esta ocasión vamos a hablar de la Protohistoria, ese periodo de transición donde los grupos humanos adquieren valores más complejos como la escritura. En el litoral peninsular este desarrollo se deja ver a partir del año 2000 a.C. Toda la península se había convertido en  un hervidero de tribus de diferentes etnias y actitudes, que en muchos casos habían empezado a organizarse de una forma jerárquica y a levantar grandes poblados. En nuestra comarca queda testimonio de ellos con el yacimiento ibérico de “La Sima del Escorial” en Los Nietos.

Un poco más adelante, estos pueblos absorbían la influencia de navegantes orientales, como griegos y fenicios, que comenzaban a desarrollar sus colonias.  Este contacto entre colonizadores y las tribus ibéricas coincidió con un periodo de paz y riqueza que les permitió alcanzar un gran desarrollo. En el sur de la península este esplendor quedaría definido con la cultura Tartésica. Los tartessos formaron una especie de conferederación de diferentes grupos étnicos unidos por unas características similares, que acabaron extendiéndose por todo el territorio que hoy equivaldría a Andalucía, hasta llegar a nuestra comarca. Hoy en día la cultura Tartésica sigue siendo un misterio en muchos aspectos, entre otras cosas por los pocos yacimientos que se han encontrado. Las fuentes antiguas, por tanto, son la mejor herramienta de las que disponemos para analizarlos.

Estas fuentes parecen situar en nuestra comarca a los mastienos o massienos, de influencia púnica, el nuevo poder en el Mediterráneo a partir del siglo VI a.C. Los mastienos se concentraron en un asentamiento amurallado que nos aparece descrito por  Avieno en su obra “Ora Marítima”, y que también se nos presenta en el “Segundo tratado romano cartaginés del 358 a.C.” con el nombre de Mastia Tartesion. Mastia debió consolidarse en esta época como el núcleo de poder económico y político del sureste, y aunque su ubicación no está confirmada, todo parece indicar que se estableció en la actual Cartagena.

Son pocos los restos arqueológicos que corroboran esta hipótesis. Es cierto que en diferentes puntos del núcleo urbano se han encontrado piezas cerámicas de origen ibérico, así como un posible capitel de la misma cronología.  Pero no se ha localizado ninguna estructura que confirme un asentamiento como el que se nos describe en las fuentes, y esto se debe en nuestra opinión a dos situaciones que se han sucedido continuamente en los últimos años. En primer lugar, no se ha realizado un estudio específico ni unas catas que buscaran directamente el posible nivel ibérico, y mucho menos en la zona donde probablemente se encontrara, el cerro de la Concepción. Y por otro lado, cuando se produce una excavación arqueológica en Cartagena, el esplendor de los niveles romano, y en ocasiones púnico, hace inviable su continuidad a niveles inferiores.

Cabe destacar que el marco físico en el que se asentaba la antigua Mastia, después refundada por los púnicos, y sobre la cual se han erigido los cimientos de nuestra ciudad, tiene poco que ver con el paisaje que contemplamos hoy. Cartagena era una pequeña península en dirección este-oeste, rodeada al sur por el Mar Mediterráneo y al Norte por una laguna salada que los romanos llamaron Mandarache y que se conoce vulgarmente como el Almarjal, quedando conectadas ambas franjas de agua al oeste de esta península. Sobre ella, además, se alzaban cinco colinas con escarpados bordes que limitaban la extensión de la pequeña masa de tierra, que hoy conocemos como: Cerro de la Concepción, El Molinete, Despeñaperros, San José y el Monte Sacro. Por tanto, la ubicación de Mastia suponía un enclave de fácil defensa terrestre y marítima por el abrigo de su puerto, cuyo debilidad correspondía al abastecimiento de agua.

Por tanto, el que Cartagena tuviera un pasado ibérico es algo innegable. Que fuera Mastia como parecen indicar las fuentes, es más bien un secreto a voces. Habrá que esperar más adelante a futuras investigaciones para corroborarlo.

Bibliografía Recomendada:

ANGOSTO García-Vaso, J.A. Mastia y Tartessos: Mastia un pueblo con su capital, constituido desde la Prehistoria. Tartessos un territorio constituido por la colonización posterior. “Crónica del XVI Congreso Arqueológico Nacional”. 1983

JAÚREGUI, J.J. Mastia. “Boletín Arqueológico del Sudeste Español”. Nº 13. 1945.

MAS GARCÍA, J. El mundo protohistórico. “Historia de Cartagena”. Tomo III. Ed. Mediterráneo. 1986.

SOLER CANTÓ, J. Los mastienos: un pueblo genial que forjó la civilización hispánica. “Cartagena TAM: Tropa Principes de Mastia”. 1991.

SAAVEDRA Pérez de Meca, E. Mastia y Tarteso: y los pueblos litorales del sud-este de España en la antigüedad. “Murcia: Topografía San Francisco”. 1929.

Multimedia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies